dimecres, 30 de març de 2011

Nevando y esquiando hasta la Besurta

El domingo 27 de febrero, llegamos como de costumbre al Hospital de Benasque y nevaba con ganas... La carretera se encontraba nevada desde el desvío de Cerler.
El día pintaba como para quedarse en la bonita y acogedora cafetería del Hospital, viendo nevar y protegidos de las fuertes ráfagas de viento que azotaban los finos copos de nieve contra la cara.
Después de dudar si salir o no, salimos Ana y yo dirección hacia la Besurta... El fuerte viento levantaba fuertes polvaredas de nieve que dificultaban la marcha por la marcada pista de esquí de fondo. La nieve ya acumulaba unos nuevos 30 o 40 centímetros que en algunas zonas venteadas ya se perdía el camino.
La subida aunque fría, pero no peligrosa, fue muy autentica ya que el panorama era totalmente invernal. Teníamos una sensación de aislamiento, donde la percepción del silbido del viento y la poca visibilidad nos situaba virtualmente en otro lugar mucho más aislado de lo que realmente era.
Y es que en ocasiones un paseo por un camino controlado, aunque las condiciones sean severas, se pude convertir en una pequeña pero intensa experiencia perceptiva, donde podemos ser conscientes de la adversidades meteorológicas y de lo vulnerables que somos ante la naturaleza...
Ciscu y Ana

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada