dimecres, 29 d’octubre de 2014

Cresta del Cabriloles.

Salimos, todavía de noche, desde Senarta por estar cortada la carretera por la caída del alud de Rosec. Giramos por el valle de Literola y pasado el bosque nos calzamos los esquís y ascendemos por nieve helada hasta el collado de Literola. Después de titubear un rato, elegimos uno de los corredores para ascender a la cima del Cabrioles. La roca esta cubierta de verglaç y el inicio es algo complicado, hasta que pasado un primer resalte la progresión se hace más cómoda hasta la cima. Desde aquí continuamos por la cresta hasta la segunda cima, para intentar llegar al collado de Cabrioles.

Continuamos por la afilada y delicada arista que esta cubierta de nieve, en ocasiones es difícil encontrar las presas para progresar por los gendarmes, todavía helados, los esquís en la mochila nos desequilibran y complican algo más la progresión. Un gran abismo cae a cuchillo entre las dos vertientes, que exige mucha atención y obliga a ir salteando entre la cara norte y sur. Queda poco más de una hora y media para llegar al collado del Cabrioles, pero es tarde y decidimos rapelar desde un gran  gendarme y destrepar hasta llegar a la nieve, para iniciar una reconfortante y merecida esquiada que nos devuelve de nuevo al valle.

Cresta del Cabrioles: 12h50'
Desnivel positivo: 2137 m
Distancia: 27,30 km



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada